Más que un derbi….

El día no apetecía demasiado en las inmediaciones del campo municipal de La Siebe, un clásico de los que hacía abriles que no se disputaban en el fútbol de barrio. Recordamos aquellos años donde los equipos se integraban por distritos y casi si apuramos, eran de las diferentes calles de las zonas de Barakaldo, los que se median en un campo que tenía una farola en la mitad del terreno de juego.

Antes de arrancar el encuentro cogíamos la mejor instantánea del día, más que cualquier bonita jugada que se generase en el partido, la impregnación de dos barrios quedaba reflejada. Una unión que dice mucho de lo que es este deporte, más allá de ganar o perder un partido, la fiesta estaba asegurada, como decíamos a pesar del mal tiempo, empezó a llenarse la grada de La Siebe, repleta de aficionados de ambos conjuntos, sabiendo la cercanía de los campos.

El encuentro arrancó con dominio visitante, el terreno de juego no estaba en condiciones, conociendo el deterioro del mismo, pero los de Arana sabían que entrar en el encuentro enchufados, con ritmo y con intensidad les iba a dar oportunidades para adelantarse en el marcador.

Los de Pako Martín aguantaron las tempestivas de los rojiblancos y poco a poco se fueron asentando en el encuentro. Pero si alguien destacó en la primera mitad fue el guardameta verdiblanco, Unai Eguizabal con magníficas intervenciones.

Sabiendo que el mejor jugador de los locales fue el portero, en la primera mitad, cabe destacar la frustración de los de Arana tras llegar al descanso al no poder batir la escuadra del Gurutzeta FKT.

En la segunda mitad todo cambio, el conjunto de Martín salió decidido a por el partido intentando jugar en campo contrario, el lado que tocaba ahora era más propicio para el juego, entendiendo que la zona más alejada de los vestuarios estaba impracticable.

Constantemente los centrocampistas buscaban las espaldas de los defensas. Notábamos cierta diferencia de velocidad entre los delanteros locales frente a los defensas visitantes .

En una de las acciones que quedó a medio camino el esférico entre el guardameta y un jugador verdiblanco, la disputa de ambos proyectó el esférico a Mario Elvira que solo tuvo que mandar el balón a la red. Comenzaba así, la fiesta en La Siebe, los locales conseguían crear diferencia en el marcador y se encontraban mejor en el terreno.

Parecía que estaba todo hecho, el segundo gol se veía en los aficionados locales pero salieron los hombre del Sporting a la palestra. Empezaron a adentrarse en las zonas del área de Eguizabal, mediante balones directos. Estos no generaban demasiado peligro pero sí las segundas jugadas que no acababan de despejar nuestra zaga.

En una de las internadas laterales, con una basculación correcta del esférico de un lado a otro, generaron un centro que poco pudo hacer Eguizabal tras el disparo a bocajarro del delantero Rubén Fernández, que fue uno de los destacados del encuentro, consiguiendo así las tablas en el marcador.

Los últimos minutos fueron de locura, a pesar de que las fuerzas cada vez escaseaban más y el campo estaba en peores condiciones. La grada local alimentaba las ansias de victoria de los de Martín y es qué, dadas las angustiosas últimas campañas, los últimos minutos siempre han sido cruciales para solventar los envites.

Confiábamos que en algún balón parado o en alguna jugada aislada íbamos a conseguir decantar la balanza a nuestro favor. Las ocasiones se generaron pero la certeza de ambos equipos no fue la correcta.

Al final, reparto de puntos y todos contentos, una fiesta que el resultado quedó aparcado en un segundo lugar sabiendo las dificultades que tenemos ambos clubes para sacar adelante la temporada. El fútbol, mas allá de las opiniones que pueda suscitar, refleja que mueve masas y hacía tiempo que ambos barrios no estaban tan unidos.

Desde el club queremos dar las gracias al conjunto rojiblanco por la correcta actuación tanto de los jugadores, cuerpo técnico como de la afición generando un duelo de amigos más que de rivalidad.

La próxima jornada nos vamos a Artxanda a medirnos al conjunto de La Merced quien está dirigido por un viejo conocido de nuestro barrio, Gotzon Legarreta, que ha estado durante bastantes años no solo dirigiendo coordinación y equipos de los conjuntos verdiblancos sino que el año pasado dirigió a nuestro senior. Estamos seguros de que será un choque que ambos conjuntos querrán llevarse y que no solo consistirá en 3 puntos.

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

¿Quieres visitar alguno de estos artículos relacionados?

Deja un comentario